Uncategorized

La Nueva Realidad que Estamos Viviendo

LA NUEVA REALIDAD QUE ESTAMOS VIVIENDO, (Según el calendario Tzolkin de los Mayas), es la REALIDAD DEL MAGO MAGNÉTICO BLANCO.

La humanidad está viviendo una experiencia que ya tuvo precedentes en otras eras, en otros momentos de la historia de la humanidad.

Pandemias virales en el mundo, cataclismos en países, desglaciación del ártico, continentes sumergidos por las aguas, guerras, etc.

Hoy, en nuestro presente, estamos escribiendo una nueva historia en los archivos akáshicos de la naturaleza como humanidad.

¿Cómo lo estamos haciendo? ¡Ahí está la clave! Depende de cada uno de nosotros.

No podemos quedarnos en la calidad de víctimas. Tenemos que asumir responsabilidades y actitudes transformadoras.

Estoy segura que después de toda esta experiencia Pandémica, la vida y el mundo no serán el mismo.

Por el momento, estamos aprendiendo a dejar de pensar solo en mí y a vivir en el nosotros, a ser solidarios, el egoísmo está dejándose de lado y eso significa, darle paso al amor y la conciencia para saber vivir.

Estamos valorando a las personas encargadas de la salud y la limpieza en todos los campos, incluidos los que limpian nuestras ciudades, los camioneros que transportan los alimentos cultivados por agricultores, aquellos que están atrás de la cortina de la supervivencia, aquellos seres olvidados y eclipsados por las estrellas de cine, televisión, foot-ball, los millonarios, las vanidades, los selfies del rostro y la ropa bonita, todo esto no es una recriminación, pues es válido también, solo que, un gran número de personas estaba viviendo la vida de manera muy superficial, o sea, viviendo solo en el exterior y olvidándose que también tiene un mundo interior que necesita conocerlo y comprenderlo.

En este momento, no interesa la foto de alguien en las redes sociales, todos están interesados en saber cómo salimos de esta situación pandémica que nos está llevando a una crisis económica y social.

Soy estudiosa de la cultura Maya y por increíble que parezca, lo que nos está sucediendo ya estaba predicho por los sabios astrónomos y los medidores del tiempo.

Ellos decían que la humanidad iría a pasar por cataclismos, terremotos, enfermedades incurables, “virus mortales” porque nos habíamos alejado de lo que ellos tanto mencionan en su calendario natural de la tierra y el cosmos. O sea, hemos perdido la convivencia con los ciclos circadianos de nosotros mismos, la naturaleza y el cosmos.

Si reflexionamos en nuestra situación, hemos sido literalmente obligados a parar y dejar de contaminar la tierra, los mares, el cielo, dañar la fauna y la flora, ahora están teniendo un respiro, la capa de ozono está mejorando y el cielo está más limpio, qué belleza, ¿verdad?

Y, ¿cómo está el ser humano en su casa? ¿Se están llevando bien en familia? ¿Está sobre control la violencia?

De una cosa estoy segura, estamos aprendiendo a ser más higiénicos, con solo esto, nos estamos previniendo de muchas enfermedades.

Dicen los especialistas en neurociencia cuántica que 21 días repitiendo una actividad, provoca que nuestra sinapsis cerebral crie nuevas conexiones en una nueva línea de tiempo, reafirmando e instalando un nuevo hábito en la vida cotidiana, por ahora, ese nuevo hábito es el de lavarse muy bien las manos, y entre otras, prestar atención a todo para evitar contagios, eso es parte del despertar de nuestra consciencia.

Según el calendario Tzolkin (calendario Maya), hemos entramos en el Año: “Mago Magnético Blanco”, que nos dicen los Mayas al respecto:

Es una etapa de discernimiento, de cambios mágicos en todos los aspectos, nos lleva a sintonizarnos con la serie de trece años de esta nueva onda encantada que está iniciando, la cual trae consigo un cambio de rumbo evolutivo, una nueva orientación en nuestro transitar terrenal.

Y acaso, ¿no es justo lo que estamos viviendo? ¡Estamos creando (como los magos) una nueva manera de existir!

Vamos hacia adelante queridos amigos, creando, recreando y volviendo nuevamente a crear esta nueva realidad, que, aunque desconocida será para el bien de nosotros, nuestros hijos y nuestro planeta, nuestra casa estelar.

0
WhatsApp chat